Rosales silvestres y trepadores

Los rosales son símbolo de la belleza, del amor y la felicidad. Son plantas muy ornamentales y bastante demandadas. ¿Será por ese toque tan distintivo, y la belleza y el aroma de sus preciosas flores? Será, será...

Has visto 12 productos de 12

Cargando productos

También te puede interesar:

Rosales silvestres y trepadores

¿Cuáles son los principales tipos de rosales?

Los rosales se clasifican en tres grandes grupos:

  • Rosales silvestres: son las especies que crecen en la naturaleza, de ellas descienden todas las demás rosas. El rosal silvestre es un arbusto fibroso no muy alto, con tallos forrados de sutiles espinas. Dan unas seductoras rosas blancas, rosas, rojas y amarillas, de todos los matices posibles. Nacen de forma espontánea en setos, malezas, bordes de bosques, etc.
  • Rosales antiguos: son las variedades que existían antes de 1867, año en el que apareció el primer Híbrido de Té (‘La France’). Son poco conocidos por el gran público. Poco a poco se van utilizando más, pues son increíblemente fuertes y robustos. No requieren muchos cuidados y tienen menos problemas de plagas y enfermedades. Los rosales antiguos se clasifican en 13 grupos principales.
  • Rosales modernos: variedades de rosas posteriores al año 1867. Son los más populares hoy en día y del que existe un mayor número de variedades. ¿Sabías que más del 95% de los rosales que se plantan son rosales modernos?

5 consejos para cuidar tu rosal

  • Luz solar: para que tu rosal se desarrolle asegúrate de que esté expuesto al sol como mínimo 6 horas diarias.
  • Riego y drenaje: tu rosal requiere que el suelo donde lo plantes tenga un buen drenaje y, a su vez, que retenga algo de humedad. Elegir un sustrato específico para rosas te ayudará a que crezcan con un verde y una floración más bella.
  • Limpieza y mantenimiento: si disfrutas con las plantas seguramente cuides de ellas a diario eliminando, por ejemplo, las rosas marchitas cuando empiezan a secarse. Mantén limpio tu rosal y conseguirás desarrollar flores más fuertes.
  • Poda: se trata de uno de los principales cuidados de tu rosal si quieres que se desarrolle correctamente y con una importante floración. Distinguimos entre la poda de limpieza y la poda de floración según el momento del año y la necesidad de la planta.
  • Prevención de plagas y enfermedades: te recomendamos evitar la aparición de plagas y enfermedades que puedan afectar a tu rosal. Para ello elige los productos fitosanitarios específicos que te recomendamos en fronda.