Plantas naturales para acuario

Las plantas de acuario o plantas hidrófitas se adaptan perfectamente a los lugares más húmedos, y mediante sus hojas y raíces son capaces de eliminar sustancias que comprometen la calidad del agua y la salud de los animales.
Has visto 9 productos de 9

Cargando productos

También te puede interesar:

El maravilloso mundo de las plantas acuáticas

Plantas para estanques: distintos tipos de plantas acuáticas

Las plantas acuáticas se clasifican en los siguientes grupos:

  • Oxigenantes: pasan casi desapercibidas a la vista y son fundamentales en los estanques, ya que mantienen el equilibrio biológico del ecosistema acuático. Incorporando las sales disueltas en el agua, producen oxígeno en grandes cantidades, de esta manera controlan el crecimiento de las algas. Sirven de refugio a los peces y sus raíces se desarrollan en el limo del fondo. La parte superior del tallo sobresale en la superficie del estanque.

  • Flotantes: estas plantas tienen la capacidad de crecer flotando libremente en el agua sin necesidad de arraigar. Son excelentes para combatir las algas, ya que compiten eficientemente por todos los recursos necesarios para su crecimiento y bloquean gran parte de los rayos del sol. Pueden absorber grandes cantidades de nutrientes disueltos en el agua a una gran velocidad y hacer sombra disminuyendo la temperatura y los niveles de luz del agua. Poseen interesantes hojas y raíces que sirven de refugio y lugar de desove a peces y anfibios.

  • De orilla: Son especies usadas en jardinería que gustan de suelos húmedos, por lo que vivirán estupendamente en las zonas más cercanas a los estanques, habitualmente más humedecidas que la tierra normal del jardín. Otras plantas sensibles al exceso de agua en la tierra se pudrirán en suelo húmedo, pero estas, no. Son indispensables para crear una agradable y natural transición entre el borde del estanque y el resto del jardín. Muchas plantas de estas zonas se utilizan para disimular bordes de lonas y caños.

  • Palustres: Tener una zona palustre hace del estanque un conjunto muy natural. Hay una enorme variedad en texturas de follaje, altura y flores, por lo que estas plantas pueden servir tanto como punto focal o como fondo para resaltar contrastes. Muchas poseen hojas verticales que emergen del agua creando reflejos muy atractivos. En general prosperan en agua poco profunda (hasta 15 cm) o suelos saturados. Sus raíces pueden ser muy eficientes purificando el agua del estanque. Sirven de refugio a mariposas, libélulas, aves y ranas.

  • De aguas profundas: La zona profunda del estanque es donde se plantan las especies sumergidas que arraigan desde el fondo con sus hojas completamente dentro del agua o en la superficie de ésta, como los nenúfares. Ofrecen una excelente protección para los peces que habitan aguas medias y profundas. Son capaces de absorber nitrógeno amoniacal a través de sus hojas, de esta manera reducen el nivel de amoníaco que puede ser perjudicial para peces y anfibios en altas concentraciones. También producen y liberan oxígeno al agua durante el día, como resultado de la fotosíntesis. Esto las hace muy beneficiosas para los peces y anfibios, además de servirles de refugio y lugar de desove.

Cuidados generales de las plantas acuáticas

Lo primero que debemos considerar para tener plantas acuáticas en nuestro jardín es dónde vamos a ubicar nuestro estanque. Para que las plantas acuáticas se desarrollen de forma correcta necesitan de la luz del sol entre 4 y 6 horas al día en los meses estivales. Es aconsejable colocar tu estanque a una distancia de 2 a 3 metros de los árboles y arbustos de tu jardín para que éstos no depositen sus hojas residuales sobre él. La elección de las plantas acuáticas debe respetar el equilibrio biológico combinando especies ornamentales con especies oxigenantes.

Al tener un estanque con plantas acuáticas hay que tener especial cuidado con las algas. Para evitar que crezcan hay que controlarlas y retirarlas a medida que aparezcan. Otro punto importante es el oxígeno en el agua, que puede regularse utilizando una bomba, si fuera necesario.