Plantas carnivoras de interior

Las plantas carnívoras son plantas que llaman mucho la atención porque son capaces de seducir a miles de insectos para capturarlos, ingerirlos y absorber de ellos solamente los nutrientes que necesitan, aunque existe una enorme variedad... ¿Te gustaría descubrirlas todas?

Has visto 2 productos de 2

Cargando productos

También te puede interesar:

Descubre más sobre las plantas carnívoras

A las plantas carnívoras siempre les ha rodeado un halo de misterio y, en cierta manera, es comprensible, no son plantas al uso. Se diferencian del resto porque obtienen alimento no solo a través de la fotosíntesis, sino también cazando y digiriendo animales. De hecho, para ser auténticas plantas carnívoras, tienen que atraer, capturar y digerir a sus presas, no basta con una de las tres acciones, deben realizar las tres.

Y sí, a pesar de que cada planta carnívora requiere de unos cuidados particulares, hay ciertos consejos que son comunes a todas ellas.

Primero tienes que saber que la mayoría de las carnívoras crecen en zonas pantanosas donde la humedad es muy alta. Sitúa tu carnívora en una zona con mucha humedad (superior al 60%) y procura que tenga siempre la tierra húmeda (no encharcada), lo que tendrás que regarla de forma abundante y con agua de lluvia o destilada.

A estas plantas les gusta el sol directo, y estar entre 4 y 5 horas al día con sol. Si conseguimos que las carnívoras tengan la cantidad de luz y de sol necesarias, su tallo y hojas van a adquirir una tonalidad más verde e incluso cambiarán a tonos rojizos.

Las carnívoras (salvo el Nepenthes) necesitan hibernar y descansar durante el invierno a temperaturas sobre los 10ºC. El resto del año, que estén a temperaturas entre los 20ºC y los 30ºC. Pero cuidado, si hace más de 30ºC, se pueden quemar, por lo que te recomendamos cambiarlas de lugar y situarlas en una zona de sombra.