Cactus, suculentas y crasas

Los cactus, crasas y suculentas almacenan agua en grandes cantidades por lo que pueden sobrevivir a largos periodos de sequía. Y sí, cada vez son más demandadas en los hogares porque son fáciles de mantener y no ocupan casi espacio.

Has visto 43 productos de 43

También te puede interesar:

Decora tu casa con cactus y crasas

Utilizar plantas para decorar los diferentes espacios de nuestro hogar favorece la creación de ambientes más naturales y, por tanto, más relajados. Los cactus y crasas, en concreto, son ideales para la decoración tanto de interiores como de exteriores, ya que se adaptan muy fácilmente a una amplia diversidad de estilos.

Su gran variedad de tamaños, formas, texturas y colores permite aportar un acento diferente y vivo, creando ambientes cálidos. Por tanto, se pueden combinar para cuadrar a la perfección en terrazas y jardines o en cualquier estancia interior de la casa.

Si no te atreves con un cactus muy grande o alto, que llame mucho la atención, puedes optar por uno de tamaño más pequeño para ubicar en una mesa o estantería. Si no te decides por una variedad en concreto, siempre puedes mezclar varias y crear una composición a la que puedes añadir elementos como la marmolina o la piedra volcánica para que se adapte a tu gusto y al estilo que necesites. También puedes buscar originalidad y dedicar un espacio exclusivo a este tipo de plantas, como puede ser una escalera decorativa donde combinar varios de ellos.

Tanto los cactus como las crasas son plantas muy versátiles, puesto que combinan con todo tipo de materiales. Por ello, para decorar puedes utilizar cubremacetas de barro, de metal, de tela, de mimbre... y ¡quedará bien con todos ellos!

Decora tu oficina: cactus para el ordenador

Colocar un cactus en tu escritorio puede ser beneficioso porque absorberá la poca radiación electromagnética que emiten los aparatos como el ordenador, el móvil o el televisor, además del WiFi o el Bluetooth. ¡Tranquil@! Se trata de microondas no ionizantes de muy baja frecuencia, por lo que no son dañinas, pero el cactus les ayudará a ser, incluso, menos nocivas. Absorberá el dióxido de carbono que emitimos al respirar, purificando el aire del ambiente, y atrapará algunas sustancias químicas que pueden encontrarse en la proximidad de fábricas industriales.

Algunos tipos de cactus

Opuntias

Los cactus del género Opuntia, que suelen ser arbóreos, destacan por sus gruesas hojas carnosas, planas y ovaladas, de las que pueden salir nuevos segmentos similares o, incluso, algunas flores. Otro de sus detalles característicos son sus numerosos gloquidios, que reconocerás al ver pequeños puntos foliares, de color generalmente rojo o amarillo, de los que salen finas espinas.

Aloes

Las suculentas del género Aloe se caracterizan por tener hojas gruesas y carnosas dispuestas a la misma altura en forma circular. Su ápice, o borde superior, suele ser afilado y sus márgenes, espinosos. Además, contienen un gel con alto contenido nutricional, rico en elementos como vitaminas, proteinas o minerales. Por tanto, estas plantas pueden utilizarse con fines ornamentales, por su atractivo, o con fines curativos para heridas, quemaduras menores o afecciones de la piel.

La variedad más conocida de este género es el Aloe vera, famoso por ser utilizado en cosmética y medicina.

Haworthias

El género de las Haworthias también tiene las hojas gruesas y dispuestas en forma de círculo, pero suelen ser más cortas que las del Aloe, alcanzando un diámetro generalmente pequeño, que varía entre los 3 y los 30 cm, aunque es cierto que las medidas más grandes son poco comunes. Sus hojas tienen una amplia variedad de formas, ya que pueden ser tanto puntiagudas como redondeadas; de colores, que varían entre el verde habitual y los marrones o rojizos; y de texturas.

Una curiosidad sobre las Haworthias es que le pueden salir unas pequeñas flores blancas, que crecen sobre una espiga más alta que las hojas, que puede incluso ramificar.

Cactus de flor

Cuando escuchamos la palabra 'cactus' nos imaginamos un tallo verde, grueso y con pinchos, pero esa descripción, aunque es cierta, también es muy general y, por tanto, está muy lejos de la realidad, ya que, como hemos visto, los cactus pueden tener múltiples formas, tamaños, texturas y colores. De hecho, también pueden tener flores, que aparecen cuando la planta está estable, es decir, cuando se encuentra a gusto con los cuidados ofrecidos (buena luz, temperatura y riego). Estas flores suelen ser muy bonitas y con colores vivos, pero delicadas y poco duraderas.

Probablemente, también hayas visto un cactus de tallo verde con la parte superior en rojo. Se trata de la variedad Gymnocalycium mihanovichii, que adquiere dicho color porque no tiene capacidad de sintetizar clorofila. La parte roja suele ser un injerto que no suele vivir más de un par de años, por lo que pasado ese tiempo, se tendría que volver a injertar.

Preguntas de los usuarios:

¿Dónde se puede encontrar un cactus?

Los cactus provienen de América y son propios de zonas desérticas, lo que les permite soportar el calor extremo y largos periodos de sequía, gracias al grueso de sus hojas y tallos, donde se almacena el agua.

Por ello mismo, donde más abundan es en América Central y del Sur, principalmente en México, país que se caracteriza por sus temperaturas cálidas durante todo el año.

¿Qué necesita un cactus para poder vivir?

Como cualquier otra planta, un cactus necesitará condiciones ambientales similares a las que está acostumbrado.

  • Se adaptará bien a cualquier espacio que tenga mucha luz, pero no sol directo. En casa, lo recomendable será situarlo cerca de una ventana.
  • Al estar acostumbrado a zonas áridas y de sequía, no necesitará mucho riego, sino que bastará con regarlo cuando su sustrato esté seco, ya que la humedad excesiva podría pudrir las raíces y la planta.
  • Aunque están acostumbrados a todo tipo de temperaturas, tanto muy elevadas como muy bajas, si tenemos los cactus en exterior será mejor resguardarlos del frío. De hecho, en invierno espaciaremos los riegos para que sean cada más tiempo.
  • Para ayudar al cactus a desarrollarse correctamente y a estimular su floración, lo ideal será comenzar a abonar a principios de primavera para aportarle los nutrientes necesarios. Además, de esta manera le proporcionaremos prevención contra posibles enfermedades fúngicas.

¿Cuánto tiempo tarda en crecer un cactus?

Con este tipo de plantas hay que tener mucha paciencia, puesto que son de crecimiento muy lento. Siempre dependerá de la variedad, pero algunas pueden tardar incluso años en desarrollarse.

¿Cómo se llaman los cactus de moda?

Existe una amplia variedad de cactus y todos son muy diferentes. Aquí aportaremos una pequeña lista de los que nos parecen más curiosos:

  • Los cactus del género Rhipsalis tienen los tallos cilíndricos y destacan por su porte colgante, pudiendo alcanzar hasta 40 cm de longitud.
  • La Euphorbia lactea suele tener un característico injerto de mayor tamaño que el tallo, que destaca por sus rizos con borde de color rosa.
  • El cactus Lophophora diffusa suele tener forma redondeada y diámetro pequeño. Generalmente, se caracteriza por tener algunas arrugas. Cuando crece puede desarrollar areolas, que son pequeños puntos de los que pueden salir pelitos y espinas.

¿Cuánto tiempo de vida tiene un cactus?

Aunque cada variedad es diferente, por lo general los cactus son muy longevos, pudiendo alcanzar hasta más de 200 años de vida si se encuentran en su hábitat natural.

¿Dónde se deben colocar los cactus en la casa?

Lo mejor es colocar los cactus en un espacio con buena iluminación, pero donde no le alcancen directamente los rayos del sol.

¿Qué tan bueno es tener cactus en la casa?

Además de purificar el aire del espacio en el que se ubican, los cactus generan un ambiente muy natural, lo que nos ayudará a estar relajados.

¿Cuánto vive un cactus en maceta?

Siempre que se le dé un cuidado correcto, la planta podrá aguantar varios años antes de tener que trasplantarla. Es muy importante que los cactus que estén en maceta dispongan de un buen drenaje para que la tierra no se quede húmeda. Cuando sus raíces comiencen a sobresalir o el tamaño de su tallo llene todo el diámetro de la maceta será cuando haya que trasplantarla. Lo ideal será hacerlo durante la primavera.

¿Cuántas veces se le echa agua a un cactus?

El riego de cada cactus dependerá de las condiciones del espacio donde se encuentre situado, pero por lo general habrá que regarlo cuando la tierra esté seca. Como consejo, lo mejor es meter el dedo en el sustrato unos 2 cm para asegurarnos de que no solo está seca la capa superficial, sino también el resto de la tierra. Si vemos que continúa húmeda, esperaremos antes de regar, ya que las raíces no se llevan bien con la humedad y se pueden pudrir si las encharcamos.

¿Qué pasa si a un cactus no le da el sol?

Los cactus no pueden vivir en lugares muy oscuros. Por eso, si no reciben la cantidad suficiente de luz ponen en marcha un mecanismo de respuesta, empezando a buscar una cantidad mayor de iluminación. Para ello, estiran sus tallos, que comienzan a volverse más delgados y a inclinarse. Debido a este crecimiento anormal, los cactus se debilitan y su salud corre peligro.

¿Cómo cuidar un cactus en casa?

Aunque los cactus no requieren mucho riego, tampoco debemos olvidarnos de su existencia. Tenemos que asegurarnos de que tengan mucha luz natural y de que los rayos del sol no le alcancen directamente durante un tiempo muy prolongado. Además, convendría abonarlos a principios de primavera para favorecer su correcto desarrollo y estimular su floración.

¿Qué significado tienen los cactus?

Algunos consideran que son plantas que aportan fuerza para enfrentar los momentos difíciles. Por ello mismo, también simbolizan la resistencia de la que ellos mismos disponen, lo que ha potenciado el pensamiento que relaciona los cactus con el éxito y la prosperidad, tanto en la vida personal como profesional.

¿Dónde poner las crasas o suculentas?

Será preferible ubicar las crasas en lugares donde reciban varias horas de luz al día, ya que les gusta mucho que les dé el sol. Si las vas a tener en interior, preferirán que las ubiques cerca de la ventana.

¿Cuánto tardan en crecer las crasas o suculentas?

En comparación con los cactus, algunas variedades de crasas pueden desarrollarse más rápidamente. Entre estas, destacan la Echeveria, la Graptoveria, el Sedum o el Kalanchoe.

¿Qué plantas son las crasas o suculentas?

Las crasas o suculentas se caracterizan porque el grosor de sus hojas es mayor que en otras plantas. Se caracterizan, sobre todo, por ser más carnosas.

¿Cómo se cuida una planta crasa o suculenta?

Las crasas y suculentas retienen la humedad del ambiente en sus tallos y hojas, por lo que necesitarán muy poco riego. Aun así, deberán disponer del drenaje adecuado para evitar su encharcamiento. Lo mejor será que las sitúes en un espacio luminoso porque necesitan muchas horas de luz.

¿Cuál es la mejor época para las crasas o suculentas?

Como para cualquier otra planta, las estaciones estrella para el desarrollo correcto de crasas y suculentas son la primavera y el verano, que se caracterizan por temperaturas suaves y cálidas, que se asemejan más a su clima de origen.

¿Cómo saber si una crasa o suculenta es de sol o sombra?

Todas las suculentas necesitan de la luz solar para poder sobrevivir, pero algunas de ellas se pueden desarrollar bien en la semi-sombra. ¿Qué quiere decir ese término? Se refiere a una luz filtrada, que tenga una tela o malla de ocultación para no llegar de forma directa a la planta. Por lo tanto, no podrás colocarlas en un lugar muy oscuro, ya que terminarán sufriendo y, posiblemente, muriéndose.

Para saber qué crasas son de sol y cuáles de semi-sombra, tendremos que fijarnos en el color de sus hojas. Las más verdosas o de tono amarillo pueden sobrevivir en la semi-sombra, pero si decides ponerlas al sol, se adaptarán y colorearán sus hojas de tonos naranjas o rojizos. Por eso, las crasas y suculentas que tengan estos últimos colores, además del rosa o el morado, serán las que más disfruten del sol.

¿Cómo sacar un hijo (esquejes) de una crasa o suculenta?

Si queremos propagar o multiplicar suculentas, tendremos que sacar esquejes de una planta principal, que llamaremos madre, y plantarlas para que echen raíces. Suele ser bastante sencillo y dar muy buenos resultados, pero ¡ten paciencia! Tienen un lento proceso de crecimiento.

Hay varias formas de propagar las suculentas:

  • A través de sus hojas. Se trata de la manera que más se utiliza si queremos multiplicar sedum y crassulas. Podemos escoger una hoja que se haya desprendido sola de la planta madre o quitar una de forma intencionada. Lo importante será que la hoja elegida tenga un buen aspecto general, es decir, que tenga buen color, que no esté arrugada y que no esté afectada por ninguna plaga. Además, en caso de coger una que se haya caído sola, deberemos asegurarnos de que se haya desprendido desde el tallo de manera adecuada, directamente desde la unión. Lo ideal para hacerlo nosotros es hacer un leve giro hasta que caiga.

    Seguiremos tres sencillos pasos:

    1. Dejaremos que las hojas se sequen en una zona de sombra durante un par de días para que puedan cicatrizar la zona donde se realizó el corte.
    2. Dispondremos sustrato para cactus en una maceta con agujeros para drenaje y colocaremos las hojas elegidas sobre la tierra, procurando que la zona del corte no la toque directamente.
    3. Pulverizaremos las hojas con agua hasta humedecerlas. ¡No te pases! Ya hemos comentado que prefieren la sequía. Con hacerlo cada dos días será suficiente. Pasado un mes desde el comienzo del proceso deberíamos empezar a ver los resultados. Una pequeña planta irá tomando forma y podremos trasplantarla cuando esté completamente formada. Si la hoja inicial empieza a amarillear, no hay que preocuparse, irán saliendo otras nuevas con mucho mejor aspecto.
  • Por división. Ya sabemos que algunas plantas pueden tener hijos, que serán plantas similares de menor tamaño que surgirán alrededor de la madre. Para multiplicar suculentas por división, habrá que esperar a que estas plantitas tengan un tamaño suficiente para poder separarlas y plantarlas separadas en sustrato.
    1. Lo primero será separar los hijos de la planta madre. A veces será sencillo, puesto que bastará con hacer un suave giro, como haríamos si fuese propagación por hojas. Sin embargo, habrá ocasiones en las que las raíces estén muy enredadas; en este caso, habrá que separarlas intentando que no se rompan ni se dañen.
    2. Una vez que estén separadas correctamente, las plantaremos en una maceta con agujeros para drenaje que contenga sustrato específico para cactus.
    3. Pulverizaremos las plantas y humedeceremos el sustrato durante aproximadamente un mes. Pasado ese tiempo, veremos los resultados.
  • Por esquejes del tallo. Se podrá hacer en sustrato, como las técnicas que hemos visto hasta ahora, o en agua.
    1. Cortaremos un tallo de la suculenta que mida unos 12 cm y limpiaremos la parte inferior del mismo, quitando las hojas que tenga.
    2. Dejaremos una semana para que pueda cicatrizar bien la zona del corte.
    3. Podemos plantarlo en sustrato de cactus, en cuyo caso regaremos pasadas unas dos semanas, o ponerlo en un recipiente lleno de agua cubriendo la base del tallo. En ambas opciones, nos aseguraremos de que la planta esté en un espacio con mucha iluminación.

¿Cuánto es el tiempo de vida de una crasa o suculenta?

Son plantas que destacan por su longevidad, aunque el tiempo de duración de las mismas variará en función de su especie. En su hábitat natural pueden alcanzar hasta los 100 años. Sin embargo, hay otras que no logran llegar a los 5 años.

¿Cuál es la crasa o suculenta que crece más rápido?

Es cierto que las plantas crasas se suelen comercializar en formato muy pequeño. Por eso, no esperamos que crezcan rápido, pero hay algunas variedades que sí lo hacen como la Graptopetalum paraguayense, conocida como madreperla, o la Echeveria.

¿Qué significa tener una crasa o suculenta en la casa?

Las crasas o suculentas, al igual que los cactus, tienen como significado la supervivencia frente a la adversidad. Además, purifican el ambiente, lo que genera armonía y relajación en el lugar donde se ubiquen.

¿Qué crasa o suculenta es de la buena suerte?

La Crassula ovata, conocida como el árbol de jade, crece en forma de árbol de tamaño muy pequeño. Lo más característico de sus hojas es su carnosidad, aunque también destacan por tener bordes ligeramente rojizos. Además, aunque puede parecer que no, en otoño e invierno brotan unas pequeñas flores blancas. Aunque no es la famosa planta del dinero, sí se dice que proporciona abundancia y prosperidad.

Si tienes dudas sobre qué crasa escoger, esta es ideal para principiantes puesto que es muy resistente y sobrevive fácilmente a casi todo.

¿Qué hacer cuando se compra una crasa o suculenta?

Lo más importante es identificar a qué especie pertenece, ya que en función de ello tendrá unos cuidados u otros. También deberás revisar bien que todas sus hojas tengan buen aspecto. En caso contrario, habría que retirar aquellas que estén secas y deshidratadas o blandas y muy amarillentas.

Como la planta necesitará adaptarse a las nuevas condiciones ambientales en las que vivirá (iluminación, humedad, temperatura...), será preferible no regarlas ni mucho menos trasplantarlas en los primeros días.

Sitúala en un lugar templado e iluminado. Al principio, intenta que esté lejos de otras plantas que tengas en casa hasta asegurarte de que no tenga ninguna plaga que se pueda extender.

¿Qué crasa o suculenta representa el amor?

La Hoya Kerrii, también conocida como cactus corazón, es famosa por su carnosa hoja verde en forma de corazón, que es el símbolo por excelencia del amor. Es una planta trepadora, por lo que tras mucho tiempo cuidándola, podrás ver muchas más hojas en forma de corazón saliendo de su tallo principal.

¿Cómo hacer feliz a tu crasa o suculenta?

Identifica qué variedad es e investiga cuáles son sus necesidades. No te preocupes si te olvidas de regarla en algún momento, es muy resistente y prefiere tener algo de sed a estar encharcada.