Fundas para Muebles de jardín

Nuestros muebles necesitan protección, sobre todo cuando están al aire libre y durante todo el año porque, a pesar de que la mayoría son resistentes a la intemperie la mejor forma de mantenerlos intactos como el primer día será protegiéndolos con fundasde calidad.

Has visto 12 productos de 12

Cargando productos

También te puede interesar:

Fundas protectoras para muebles exterior

Como podrás descubrir en nuestro catálogo, las fundas protectoras están creadas de forma concreta para cada tipo de mueble. Se han fabricado de esta forma, porque cada elemento tiene unas necesidades de protección diferentes.

Disponemos de toda la variedad de modelos que necesitas, según debas guardar sillas, mesas, sillones, tumbonas, incluso barbacoas, sombrillas o hasta balancines. Si no cuentas con la posibilidad de guardarlos en un interior, estos elementos te ayudarán a conseguir la protección que necesitan, para que su utilidad e imagen no se deteriore durante la época en que no son usados.

Gracias a las ilustraciones, podrás dentificar fácilmente qué tipo de fundas necesitas en cada caso, así como también la forma en que puedes aprovecharla con tus muebles.

Por ejemplo, siempre que tengas garantizado que no van a deteriorarse, puedes apilar tus sillas. Otros elementos como las colchonetas o las sombrillas, debes procurar que estén todo lo plegadas posibles, para incluso usar un cierre hermético en algunos casos.

Lo importante en su correcta utilización es que cubran todo el área posible, para que no exista ningún riesgo de que los muebles se estropeen mientras creemos que están protegidos por una funda. Para asegurarnos de ello, podemos desde utilizar los propios cierres que llevan algunos modelos, hasta elementos de sujeción, con los que sabemos que la protección permanecerá constante hasta que los retiremos.

Podrás distinguir que en fronda te ofrecemos para la mayoría de los casos la posibilidad de escoger entre fundas de polietileno y fundas de poliéster. La principal diferencia entre ambos es que el poliéster es especialmente efectivo para proteger frente al Sol. También es impermeable y resiste muy bien el polvo.

Las fundas de polietileno te pueden ofrecer también una protección adecuada para todo tu mobiliario de jardín. Sin embargo, su durabilidad puede ser menor. Como contrapartida, los productos con polietileno son más económicos, por lo que también pueden ser recomendables en muchas ocasiones.

Cómo limpiar fundas para muebles de jardín

Estas fundas que pueden proteger tus muebles de exterior durante la temporada del año que no vayas a utilizarlos, no son desechables, sino que puedes aprovecharlas varias veces sobre todo si les aplicas un buen tratamiento de limpieza.

Limpiarlas no es un trabajo excesivamente complicado. De hecho, los dos materiales imprescindibles simplemente son el agua y un jabón neutro.

Con la ayuda de un paño o una esponja, según nos sintamos más cómodos o consideremos que es mejor para las dimensiones de la funda sintética, debemos suavemente aplicar sobre su superficie, con el fin de limpiarla por completo, incidiendo en aquellos lugares donde encontremos manchas más difíciles de quitar.

Una vez limpiada toda la funda, debemos asegurarnos de secarla bien. Podemos utilizar para ello un paño seco y aplicar sobre todas las zonas que continúen estando húmedas.

Cuando toda la pieza esté completamente seca, una de las muchas ventajas de estos accesorios es que simplemente se pueden doblar y guardar en un espacio pequeño de almacenaje, dado que bien plegadas no ocupan demasiado sitio.

Posteriormente solo tendremos que volver a sacarlas cuando nuestros muebles requieran nueva protección.

Con una limpieza adecuada y un cuidado oportuno al salvaguardar el estado de nuestras fundas, aumentaremos su durabilidad y resistencia, de manera que serán igual de efectivas aunque las utilicemos año tras año.