Tierras y otros sustratos

Una buena tierra y un buen sustrato son la base para cualquier planta. En fronda te ofrecemos una gran variedad de sustratos y tierras, aunque lo realmente importante es la calidad, y que todos ellos permitan una buena aireación y permeabilidad.

Has visto 27 productos de 27

Cargando productos

También te puede interesar:

Tierras y otros sustratos

¿Qué tierra elijo?

Descubre los diferentes tipos de sustrato para tus plantas:

  • Tierra universal: se trata de tierras no específicas que sirven para todo tipo de plantas del exterior. Se componen normalmente de una base turba, cortezas y fibras vegetales compostadas, más o menos fertilizadas. No debe llevar piedras ni raíces. Ideales para: el jardín, plantar árboles, arbustos, rocallas…
  • Tierras específicas: son tierras cuyos componentes y fertilizantes son los más adecuados para cada tipo de planta en concreto. Dentro de las tierras específicas encontrarás los sustratos determinados a cada tipo de planta:
    • Tierra para plantas verdes: compuesta por una mezcla de turbas, corteza de pino, y abono entre otros. Les aporta nutrientes para crecer y desarrollarse intensificando el verde de sus hojas.
    • Tierra para cactus: mezclas especiales de turba rubia y tierra volcánica. Evita que se formen grumos y tapones que impidan el paso del agua, facilitando así el drenaje.
    • Tierra ácida: Algunas plantas necesitan un sustrato determinado, ya que requieren un pH más bajo para su mejor desarrollo. Estas plantas suelen ser de zonas umbrías como es el caso de Rhododendros, Azaleas, Hortensias, Camelias, etc. La proporción que debes utilizar es de ⅓ de tierra ácida por ⅔ de tierra universal.
    • Tierra para geranios y plantas de flor: compuesta principalmente de cortezas y estiércol, turba de sphagnum y de carrizo, tierra universal y abono. Favorece el desarrollo de las plantas de flor ya que tiene un cuerpo pesado y las cortezas previenen que las raíces se pudran.
    • Tierra para orquídeas: mezcla de turba rubia con corteza de pino que aporta ligereza y acidez a la tierra, además de mantener la humedad. Es un tipo de tierra muy suelta ya que las orquídeas se suelen desarrollar sobre otras plantas.
    • Tierra para huerto y frutales: compuesta principalmente de turba y compost vegetal. Facilita la buena hidratación y acceso a los nutrientes orgánicos que necesitan para crecer y dar frutos con más aroma y sabor.
    • Tierra para cítricos: mezcla de turba negra y compost que tiene el pH y los nutrientes necesarios para el cuidado de frutales como: lima, naranjo, pomelo, mano de buda, kumquat, etc. Además, es muy rica en hierro.
    • Tierra de semilleros: retiene mejor la humedad y facilita el desarrollo radicular, ya que las raíces nuevas son muy delicadas y necesitan un mayor agarre al suelo.
    • Tierra para bonsáis: sustrato con gran porcentaje de arcillas y limos que ayudan a que las plantas dispongan siempre de humedad y nutrientes.

Cuida a tus plantas desde la raíz utilizando las mejores tierras del mercado, descubre cuál es la que necesitas para las tuyas en las fichas de nuestros productos y consigue resultados maravillosos.