Ramos de Flores Bulbosas

¡Es momento de disfrutar de la temporada de flores bulbosas! Así que déjate seducir por el despliegue de colores y fragancias encantadoras que los tulipanes, las anémonas, los ranúnculos y la forsythia dejan a su paso en esta gran fantasía floral.

Has visto 19 productos de 19

También te puede interesar:

Ramos de Flores Bulbosas

 

Por fin ha llegado el momento de disfrutar de la temporada de nuestras queridísimas flores bulbosas, una preciosa época en la que será muy fácil dejarse seducir por el despliegue de sus colores y encantadoras fragancias que tulipanes, anémonas, ranúnculos o forsythias dejan a su paso en esta gran fantasía floral.

Como cada año, nuestros queridos y apreciados Ateliers de flores se llenan de preciosas e increíbles flores bulbosas que dan comienzo a esta temporada floral tan espectacular. Tulipanes, fresias, jacintos, iris, anémonas y muchas otras flores bulbosas más se unen a esta preciosa colección que nos acerca aún más si cabe a la naturaleza dentro de nuestro propio hogar. De hecho, como bien dicen, son los primeros meses del año los que nos traen las primeras flores para hacernos un poco más felices que en el anterior. Algo de lo que no podemos dudar en absoluto y menos cuando nos detenemos a observar todas estas preciosas composiciones naturales.

Y todas ellas, además, señales claras de que la temporada de bulbosas ya ha comenzado y añadirá aromáticas dulzuras a ramos y bouquets como Susurros Mimosos, donde cada fragancia pareciera una melodía susurrada por las brisas de la primavera, que aunque en unos meses acontecerá en nuestros balcones, mientras tanto deja que mimemos y nos dejemos mimar con preciosas flores bulbosas de invierno.

Flores blancas bulbosas

 

Bouquet Pasión Floral, Bouquet Jardín Eterno o Bouquet Maravilloso Atardecer son algunas de las opciones más encantadoras que tenemos, y otras como Jardín Radiante o Destello Primaveral perfectas para dar la bienvenida a esta preciosa temporada con las flores bulbosas protagonistas como las anémonas o el iris, de color blanco precisamente en estos dos bouquets. Pues, de hecho, y aunque algunas de las flores blancas bulbosas más conocidas sean los lirios, los tulipanes o los narcisos, también el iris o las anémonas lo son, destacando y mucho en estas creaciones florales especialmente por ese color blanco tan elegante, y que los convierte, sin duda alguna, en el regalo perfecto para todas aquellas ocasiones en las que deseamos expresar amor, amistad, buenos deseos, agradecimiento, alegría o todas las emociones unidas para embellecer jarrones y floreros.

Además, el color blanco es, en primer lugar, un color muy neutro y elegante, bastante apreciado también por su pureza y versatilidad, pues combina bien con casi todos los demás colores, y conocido por transmitir una sensación de paz y tranquilidad. Asimismo, el blanco es un color que suele asociarse comúnmente con la pureza e inocencia. Pero ¿hay otros motivos por los que elegir flores de este color? Pues bien, la respuesta es que sí ya que las flores blancas son muy a menudo elegidas, además de por ser elegantes, por supuesto, por su auténtica simplicidad.

El blanco añade también un toque de sofisticación e incluso limpieza a cualquier entorno, refleja la luz y crea una sensación de frescura por lo que, muy a menudo, las flores blancas pueden iluminar un espacio y darle a este un aspecto más limpio y fresco. Además, las flores blancas pueden ser utilizadas en arreglos florales para suavizar o realzar otros colores, y también por ser un color característico por transmitir paz y tranquilidad, también son las flores blancas muchas veces las elegidas para ocasiones en las que crear un ambiente completamente sereno, pero también las idóneas para expresar respeto convirtiéndose en una elección acertada para enviar condolencias o demostrar nuestro apoyo en momentos difíciles.

¿Qué tipos de flores bulbosas hay?

 

Y es que, a pesar de que así de primeras puedan parecernos ramos muy primaverales, especialmente por esos vivos y alegres colores de, por ejemplo, los tulipanes, lo cierto es que realmente su época de floración es ahora en invierno, que es cuando más frescos y hermosos están, y junto a las anémonas, los narcisos, astilbe, ranúnculos, lisianthus, aster, iris o mimosa, quedan completamente recogidos y cuidadosamente colocados con mucho mimo y atención en nuestros Ateliers, para mimarnos o que nos mimen en nuestros propios hogares, para alegrar, y que nos alegren, para transmitir amor, amistad y los mejores deseos, para agradecer, y transmitir frescura y simplicidad, a la par que belleza y elegancia, para cualquier ocasión especial que deseemos, o para ninguna que sea especial, simplemente PORQUE SÍ. Porque se lo merecen, y porque nos lo merecemos.

Cuidados de las flores bulbosas

 

Lo primero que hemos de saber es que no es lo mismo un bulbo que una flor o planta bulbosa, por tanto, los cuidados no serán los mismos. La flor bulbosa, que no bulbo, es en realidad una flor cortada y para cuidarla adecuadamente una de las cosas que primero hemos de hacer es saber elegir bien el momento para cortar las flores. Las horas más tempranas y también los últimos momentos de la tarde son los mejores momentos para cortar la flor, y la razón es muy sencilla, ya que es en esos momentos cuando los tejidos de la flor se encuentran más turgentes. De hecho, cuando sube la temperatura las flores tienden a perder agua y por ello, si se cortan en ese justo momento estas aguantarán mucho menos tiempo frescas.

Asimismo, es importante también tener en cuenta cuando nos regalan (o nos autorregalamos) un precioso ramo o bouquet de flores bulbosas algunas condiciones o situaciones. Una gran elección, por ejemplo, es el recipiente, jarrón o florero en el que decidimos sumergir los tallos de nuestros ramos o bouquets. Este ha de tener suficiente agua para todas las flores del ramo y ha de ser algo amplio para que la luz llegue bien. Por tanto, el tamaño del recipiente o jarrón ha de ser proporcional al ramo. En Fronda tenemos muchos jarrones y floreros de diferentes formas, tamaños y materiales para que puedas elegir el más acorde a tu ramo o bouquet.

No obstante, como cualquier otro ramo, ramillete o bouquet, para que se mantengan en buen estado y lo más frescos durante el mayor tiempo posible habrá que seguir estos consejos. ¡Toma nota!

  • Antes de poner tu ramo en el jarrón, retira su embalaje para ayudar a que las flores respiren.

  • Asegúrate de que el jarrón está limpio, para que las bacterias no puedan afectar a las flores, y llénalo con agua fresca.

  • Corta los tallos de las flores en diagonal un centímetro para que absorban correctamente el agua. También puedes cortar más si quieres adaptar la altura del ramo a tu florero.

  • Coloca tu ramo en el jarrón y no te olvides de cambiar el agua, preferiblemente, cada dos días.

  • Finalmente, ten en cuenta que este tipo de flores han de estar siempre en agua, preferiblemente fría.

Algunas preguntas de nuestros clientes

 

¿Cuáles son las flores de bulbo?

 

Cuando nos hablan de plantas bulbosas de inmediato nuestra mente se va a los famosos tulipanes, pero más allá de esta preciosa planta hay mucho más. Conocemos como plantas bulbosas tanto a las que se pueden cultivar a partir de bulbos, como las que se pueden a partir de cormos, raíces tuberosas o rizomas. Estos cuatro órganos se encuentran bajo la tierra y acumulan las reservas nutritivas que fabrican las hojas de la planta. Durante el invierno, las bulbosas pierden sus hojas y, en primavera, gracias a dichos órganos brota una nueva y atractiva planta con preciosas flores de colores. No obstante, debemos saber que, atendiendo al órgano a partir del que se desarrollan, podremos encontrar diferentes tipos de plantas bulbosas para plantar en el jardín o, incluso, dentro de casa:

  • Bulbos: Tulipán, Jacinto, Narciso, Muscari, Fritillaria, Iris, Azucena, Nardo, Tigridia, Hemerocalis, Hippeastrum, Nerine, Clivia, etc.

  • Cormos: Crocus, Fresia, Gladiolo, Ixia, etc.

  • Raíces tuberosas: Anémona, Dalia, Begonia, Cyclamen, Agapanto, Ranúnculo, etc.

  • Rizomas: Caña de las Indias, Cala, Lirio, Convallaria majalis.

¿Cuántos tipos de flores bulbosas hay?

 

Existen infinidad de tipos de plantas bulbosas, pero hay algunas más comunes que otras. Te hablamos de algunas de ellas.

  • Tulipán. Conocido por sus flores en forma de copa y una amplia variedad de colores. Los tulipanes, además, son bastante populares en jardinería y también símbolo asociado con la primavera.

  • Narciso. Incluyen una variedad de flores con formas y colores diferentes, pero muchas de ellas tienen flores en forma de trompeta.

  • Lirio. Esta flor bulbosa es muy apreciada por sus grandes y vistosas flores, también en forma de trompeta. El lirio puede florecer en primavera, verano u otoño, pero eso variará según la especie.

  • Fresia. La fresia es muy apreciada tanto en jardines como en arreglos florales, quizás probablemente por sus flores fragantes y colores vibrantes.

  • Jacinto. El jacinto es una flor bulbosa con pétalos densamente agrupados y fragancias intensas.

  • Allium. Planta bulbosa perfecta para decorar que produce esferas florales únicas.

  • Iris. Aunque algunos crecen a partir de rizomas, hay especies de iris bulbosos, como el Iris reticulata.

  • Anémonas. Género de plantas conocido por sus flores coloridas y vibrantes. Además, algunas de sus especies se cultivan por sus atractivas características en jardines y paisajes. 

¿Las conocías todas?

Diferencias entre bulbo y flor bulbosa

 

¿Te pasa a menudo? ¿No sabes diferenciar bien entre un bulbo y una flor bulbosa? No te preocupes, en Fronda te ayudamos a despejar tus dudas para que seas un auténtico experto y sepas diferenciar a la perfección un bulbo de una flor bulbosa. Lo primero que has de saber es que los bulbos son unos órganos subterráneos de almacenamiento de nutrientes, es decir, que tienen un bulbo o rizoma que les permite almacenar sustancias nutrientes de reserva. De hecho, un bulbo en sí hace referencia a un tallo corto rodeado por capas de hojas capaces de desarrollar nuevas plantas cuando se plantan en la tierra, ya que contienen todos los nutrientes necesarios para el crecimiento inicial. Algunos de los más comunes son los tulipanes o los narcisos.


Sin embargo, cuando hablamos de flores bulbosas nos referimos a todas aquellas plantas que producen flores a partir de bulbos, y aunque ambos términos están relacionados, lo cierto es que su enfoque, por decirlo de alguna manera, es completamente distinto ya los bulbos son en realidad esa parte subterránea de las plantas, es decir, refiriéndonos a esa estructura subterránea, mientras que en el caso de las flores bulbosas, hace referencia a la parte “floral” de la planta. Algunas de las más comunes son los jacintos, los gladiolos, los lirios, etc.