Plantas de interior grandes

Realza tu espacio con verdor imponente. Las plantas grandes son la majestuosidad natural que tu hogar necesita. ¡Atrévete a lo grande!

CATEGORÍA SIN PRODUCTOS
Temporalmente los productos de esta categoría no están disponibles online, estamos trabajando para ofrecértelos pronto

También te puede interesar:

Plantas de interior grandes

¿Eres un auténtico amante de las plantas, pero no tienes en tu hogar ni terraza, ni patio ni jardín? No te preocupes, ya que esto no será ningún impedimento para que puedas contar con especies vegetales en el interior de tu hogar. Pero ¿sabes por qué? Pues bien, en primer lugar, se debe a que existe una amplia variedad de plantas de interior que son ideales gracias a su elevado valor ornamental. Además, la gran mayoría de ellas no va a requerir tampoco demasiados cuidados y, de hecho, muchas de ellas también presentan un tamaño muy cómodo y lo suficientemente práctico para decorar algún pequeño rincón.

Sin embargo, cuando queremos optar por plantas de gran tamaño para decorar el interior de nuestros hogares elegiremos otras alternativas más grandes y también más altas que, además, sean muy resistentes y podamos mantenerlas adecuadamente en el interior de nuestros hogares.

  1. Pachira aquatica. Planta perennifolia que posee unas grandes hojas alargadas y palmeadas de color verde intenso y que suelen crecer de forma alterna. Sin embargo, si por algo se caracteriza esta es, sin duda, por sus tallos, ya que se pueden plantar varias pachiras de manera simultánea y hacer que se vayan enrollando unas con otras creando una forma trenzada muy, pero que muy curiosa. Algo que, sin duda, se consigue al tratarse de unos tallos que son muy flexibles y maleables, características que la convierten, además, en una planta de interior de gran tamaño muy atractiva para decorar el interior de las casas.

  2. Crotón. Planta ornamental, cuyo nombre científico es codiaeum variegatum, con grandes hojas muy coloridas y cada vez más utilizada en el ámbito decorativo. El crotón presenta diversos tonos y un porte erguido que le va a permitir alcanzar un tamaño de más de un metro siempre y cuando se cultive en maceta. Además, sus hojas van a crecer de forma alterna y van a ser pecioladas y coriáceas. Asimismo, posee también unos nervios muy marcados y una textura dura. Con respecto a la coloración del crotón, aunque lo más común es que sea verde esta planta también va a contar con otros colores ya que se vuelve más amarilla cuanto más exposición lumínica tenga, y más rojiza cuanto más frío haya en el ambiente. Ambas, características muy interesantes y capaces de dar más vida y color a cualquier espacio del interior de casa donde se decida ubicar.

  3. Monstera deliciosa. La Monstera deliciosa, conocida familiarmente como costilla de Adán o cerimán, es una especie de planta trepadora de la familia Araceae, endémica de selvas tropicales, que se distribuye desde el centro y sur de México hasta el norte de Argentina. La monstera se caracteriza por poseer unas hojas de color verde de gran tamaño que inspiran ese nombre y que son, además, correosas, brillantes y cordadas; y también un tallo grueso y flexible, que llega a alcanzar los 20 metros, motivo por el que esta planta va a requerir un soporte si se quiere mantener erguida.

Cuando se cultiva en interior no da flores, pero en su hábitat natural, en las condiciones precisas, sí florecerá a los tres años de estar asentada entre mayo y octubre, y lo hará con grandes flores de color crema. Recuerda, finalmente, que aunque la monstera sea una planta muy sencilla de cuidar no se lleva nada bien con animales y bebés.

Plantas grandes de interior resistentes

Las plantas grandes de interior resistentes son aquellas plantas de interior que tienen la capacidad de crecer a un tamaño considerable en el entorno de un hogar y que, al mismo tiempo, son capaces de tolerar condiciones variables y resistir a una serie de factores como la falta de luz natural, las temperaturas controladas y posiblemente incluso también la falta frecuente de cuidado.

Dicha resistencia de las plantas grandes de interior puede verse reflejada en su capacidad para sobrevivir en condiciones poco ideales, como los niveles moderados de luz, los suelos no perfectos o los períodos ocasionales de sequía. Ello no significa, claro está, que estas plantas no deban recibir los cuidados adecuados que se merecen, sino que simplemente tienen una mayor capacidad de adaptación a condiciones algo menos favorables que otras plantas de interior.

Algunas de las plantas consideradas como plantas grandes y, además, resistentes son, por ejemplo, el Pothos, la Sansevieria o la Espatifilo, entre otras. Todas ellas suelen ser populares debido a su impresionante tamaño, a su facilidad de cuidado y, además también, a su capacidad para prosperar en entornos interiores.

  1. Potho. Conocido también como Potus, una planta trepadora del bosque tropical con hojas verdes teñidas con dibujos de color crema. Su nombre común se debe a que antiguamente estaba clasificado dentro del género Pothos. Esta planta es originaria del sudeste asiático, en concreto de Malasia e Indonesia, y también de Nueva Guinea. Se trata de una planta de crecimiento rápido, sobre todo si recibe una buena cantidad de luz y puede alcanzar 20 m de alto y unos tallos de hasta 4 cm de diámetro. Posee raíces aéreas que le permiten engancharse a las ramas de los árboles en su hábitat natural. Cuando la planta está reptando por el bosque en busca de una guía o soporte para trepar, sus hojas son de tamaño pequeño, pero cuando lo consiguen y comienzan a hacerlo, aumentan considerablemente de tamaño.

  2. Sansevieria. La sansevieria, también conocida por su nombre científico como Sansevieria trifasciata, es una planta de interior fácil de cultivar. También es conocida popularmente como lengua de tigre, lengua de vaca, lengua de suegra, lengua de gato, rabo de tigre y espada de San Jorge. La sansevieria es, además, una planta muy decorativa y resistente que aguanta muy bien tanto temperaturas elevadas como bajas (hasta -5 °C incluso). Procede de África, pertenece a la familia de las Liliáceas y es perfecta para principiantes en el cuidado de las plantas. También es muy duradera y sus hojas pueden llegar a alcanzar los 50 cm de altura. La sansevieria o lengua de suegra tiene este nombre debido a sus hojas largas como las lenguas “largas” (a modo burlón) que se les atribuía a las "suegras más charlatanas" por hablar y criticar a sus respectivos yernos.

  3. Espatifilo. El espatifilo, también conocido como Spathiphyllum o Flor de la paz, es una planta de interior popular apreciada por sus elegantes hojas verdes brillantes y sus características flores blancas. Es nativa de las regiones tropicales de América Central y América del Sur, y algunas de sus características distintivas incluyen hojas lanceoladas y flores en forma de espata blanca.

El espatifilo es apreciado no solo por su atractiva apariencia, sino también por su capacidad para purificar el aire. Y se trata de una planta, además, de fácil cuidado que prospera en condiciones de muy poca luz y requiere riego moderado. Asimismo, esta es conocida por su capacidad para indicar la necesidad de agua mediante la marchitez de las hojas, lo que facilita el mantenimiento adecuado. Recuerda, no obstante, que es tóxico si se ingiere, por lo que debe mantenerse fuera del alcance de mascotas y niños.

Plantas de hojas grandes de interior

¿Estás buscando plantas de hojas grandes para cultivar en el interior de tu hogar? Pues bien, lo cierto es que existen varias opciones populares que se pueden considerar muy interesantes. Estas plantas no solo añaden un toque verde y de naturaleza a tus espacios, sino que también pueden contribuir a mejorar la calidad del aire interior. Algunas de las plantas de hojas grandes de interior más conocidas son:

  1. Ficus Lyrata. Planta con hojas grandes originaria de la India e Indonesia con un tallo erecto y unas hojas, además de grandes, coriáceas, siendo su haz de color verde brillante oscuro, y su envés de un verde más clarito, aunque algunas especies cuentan con un aspecto que parece estar pintado de acuarela con diversos colores como el gris, el blanco amarillento o diferentes tonalidades de verde, además de un peciolo de color rojo. En su hábitat natural podemos encontrarla en un tamaño muy considerable llegando a superar incluso los 20 m de altura, si la tenemos en maceta y se controla adecuadamente su crecimiento podría ser una gran opción para interiores. Además, se dice que esta planta es muy buena para purificar el aire del ambiente.

  2. Aralia. Pequeño árbol, cuyo nombre científico es fatsia japonica, procedente de pequeñas regiones tropicales del Pacífico y Australia cuyo principal poder ornamental radica en sus atractivas hojas que crecen en abundancia sobre sus ramas verticales, son redondeadas, muy lustrosas y cuentan con unos nervios muy marcados. A ello hay que sumarle su tono verde limón, que irá desapareciendo para tornarse a un verde algo más oscuro, aunque sus bordes siempre van a estar delimitados por manchas blancas de forma desigual.

  3. Kentia. Esta palmera, cuyo nombre científico es Howea forsteriana, se trata de una especie endémica de una isla cercana a Australia y que, como muchas de estas especies, cuenta con unas hojas pinnadas, de manera ascendente y plana. Las Kentias suelen medir más de 20 m si crecen en su hábitat natural; sin embargo, cuando crecen de forma natural tan siquiera llegarán a los 2 m de altura. A esto habrá que sumarle un crecimiento lento por lo que resulta perfecta como planta de interior y de invernadero gracias a su apariencia tropical y su bajo mantenimiento.

Plantas grandes de interior de poca luz o de sombra

Si estás buscando plantas grandes de interior que toleren poca luz o sombra, hay varias opciones que podrían adaptarse a esas condiciones. Aquí te dejamos algunas de las especies más conocidas:

  1. Dieffenbachia. La Dieffenbachia es una planta ornamental que se caracteriza principalmente por poseer unas hojas grandes y vistosas con patrones llamativos. La dieffenbachia o diefembaquia es la planta de interior por excelencia de los rincones oscuros. Tolera muy bien la falta de luz, lo que la convierte en la mejor aliada para dar un "toque de verde" a espacios apagados como el recibidor de la entrada o los baños. Los dibujos de sus hojas ovaladas son distintos según la variedad, pero son tóxicas si se consumen por lo que no se recomienda tenerlas en casas en las que haya animales. Es originaria de la selva de América Central y América del Sur y, si crece en libertad, puede llegar hasta los 20 metros de altura, pero la verdad es que puede vivir toda su vida en maceta. Como en la selva hay poca luz bajo los árboles, se adapta muy bien a las estancias más oscuras. Eso sí, recuerda que no lleva muy bien el frío, así que procura tenerla en un sitio de la casa donde no bajen los 10 °C. Una buena ubicación para esta planta, como veíamos más arriba, podría ser el cuarto de baño ya que la Dieffenbachia adora los espacios húmedos. No obstante, es importante aclarar que existen muchas variedades dentro de esta especie, aunque algunas son más comunes que otras. Una de las variedades más conocidas es la Dieffenbachia “Camila”, una planta tropical nativa de América central y del Sur, que pertenece a la familia de las aráceas. Aunque en su hábitat natural es una planta de exterior, en climas más fríos como el de la península deberá ubicarse en el  interior. La Dieffenbachia se caracteriza por tener hojas grandes y anchas, lanceoladas y de color verde muy claro, casi amarillo, pero con bordes en verde intenso, una mezcla que conseguirá aportar mucha luminosidad al espacio allá donde decidas situarla.

  2. Zamioculca. Planta conocida por su resistencia y capacidad para sobrevivir en condiciones de poca luz llegando a tolerar incluso la luz fluorescente. La zamioculca es una planta de interior popular debido a su resistencia y facilidad de cuidado, originaria de África, específicamente de las regiones de Tanzania y Zanzíbar. Es conocida por sus hojas brillantes, coriáceas y de color verde oscuro, tolerante a la sequía y gran superviviente en condiciones de poca luz. Eso sí, ten en cuenta que es tóxica para mascotas y personas si se ingiere, así que es importante mantenerla fuera del alcance tanto de bebés y niños como de animales. Esta es, además, una planta muy apreciada por su aspecto decorativo y también por su capacidad para prosperar en entornos de cuidado “relativamente bajo”.

  3. Dracaena marginata. Esta planta, conocida también como tronco de la felicidad, de aspecto exótico muy resistente y capaz de tolerar condiciones de luz media a baja. Las hojas, por su parte, son largas y delgadas, con un aspecto muy elegante. Se trata de una planta ornamental perteneciente al género Dracaena, y muy apreciada por su atractiva apariencia y facilidad de cuidado, lo que la convierte en una opción muy popular para interiores. Las hojas de la Dracaena marginata son largas, delgadas y puntiagudas, con un color que puede variar desde el verde oscuro hasta rojizo o púrpura en los bordes, lo que le da su nombre marginata. El tronco, por su parte, es delgado y puede crecer alto, dándole una forma similar a un tronco de árbol. Además, esta planta es resistente y adaptable y puede tolerar condiciones de luz media a baja, aunque prefiere la luz indirecta brillante. También es relativamente resistente a la sequía y puede adaptarse a diferentes niveles de humedad. No obstante, se debe tener cuidado ya que esta planta podría ser tóxica para mascotas, por lo que habrá que colocarla fuera del alcance de ellas. Al igual que sucede con otras plantas de interior, la Drácena es cada vez más utilizada en la decoración de interiores debido a su aspecto elegante y su capacidad para prosperar en ambientes de interior. También es conocida por purificar el aire al eliminar ciertos contaminantes convirtiéndose en la elección perfecta tanto para hogares como para oficinas (en caso de querer decorarlas) e inundar de naturaleza esos espacios en los que, en ocasiones, tanto tiempo pasamos.