¡Elige tus plantas y recíbelas en casa con envío GRATIS a partir de 49€*!

Cómo podar una hortensia

¿Cómo conseguir hortensias bellas y floridas cada año?

Las hortensias son de los arbustos de exterior que más flores producen, con una belleza asombrosa y gran variedad de colores como rosa, blanco y azul. Si te apasionan las hortensias, debes saber que es una planta de cultivo y mantenimiento sencillo y apenas requiere cuidados. Para conseguir que tus hortensias luzcan vigorosas año tras año existen varios factores que tener en cuenta. Por un lado, el lugar donde vas a cultivarla, ya que este tipo de plantas requiere entornos sombríos y frescos con tierra ácida y húmeda. Existen abonos y fertilizantes específicos para hortensias que ayudarán a que tus plantas se desarrollen mejor y estén bien nutridas. Por último, hay que ser consciente de que, tras la floración, las hortensias requieren una buena poda. A continuación, te explicamos los tipos de poda y cómo llevarlas a cabo.

Poda de limpieza

Esta poda se debe hacer en todas las especies, no solo en las hortensias. Básicamente consiste en mantener la planta limpia y sana. Lo mejor es hacerlo a finales del invierno y antes de la brotación. Es lo primero que hay que hacer, antes de la poda de floración.

La poda de limpieza consiste en eliminar lo siguiente:

• Ramas muertas, secas o enfermas.

• Tocones secos (trozos de ramas que no tiene brotes y están secos).

• Rebrotes que hayan podido surgir desde la misma raíz (se llaman “sierpes”).

• Rebrotes del pie del arbusto que sean débiles o mal situados y no nos interese que se desarrollen como rama del arbusto.

• Ramas cruzadas, mal orientadas o que enmarañan el arbusto.

• Ramas que sobresalen mucho del arbusto por su exceso de vigor (se llaman “chupones”).

• Flores y frutos pasados: Afean y consumen energía del arbusto.

• Si es necesario, corrige la asimetría para mejorar la apariencia, por ejemplo, si está la copa descompensada.

Poda de floración

Este tipo de poda tiene como objetivo fundamental conseguir una buena floración cada año y mantenerla durante varios. En nuestro clima, con heladas en invierno, se debe hacer a principios del mes de febrero.

En función de cómo y dónde se forman los botones florales de los arbustos y la época de floración, la poda debe ser diferente para las distintas especies. En nuestro caso, las yemas de flor de la hortensia se forman en el extremo superior de las ramas que se formaron el año anterior. Sabiendo esto, la poda de la hortensia consiste en lo siguiente:

  • Las ramas que hayan dado flor la primavera pasada se tienen que cortar, porque no van a volver a dar flor. Se cortan por encima del segundo nudo desde el suelo. En cada nudo se puede ver un par de yemas, más o menos redonditas, que son las que darán lugar a nuevas ramas.

  • Las ramas que no florecieron la primavera pasada no se cortan, porque darán flor esta próxima primavera. Estas ramas se pueden reconocer porque en el extremo tienen una yema un poco puntiaguda.

  • Las ramas más viejas, más leñosas, se cortan a pocos centímetros de la base, para despertar yemas latentes del tocón que queda y que surjan ramas nuevas que sustituyan a las anteriores.

 

Encuentra en Fronda todo lo preciso para cuidar de tus hortensias: las herramientas de cultivo y poda que necesitas, sistemas de riego e incluso abonos y fertilizantes específicos para hortensias.