¡Elige tus plantas y recíbelas en casa con envío GRATIS a partir de 49€*!

Por qué abonar en otoño

La importancia de abonar tus plantas en otoño

Si te gustan las plantas, seguro que siempre estás buscando maneras de estimular su crecimiento. Debes saber que el abono no sólo ayuda a tus plantas a desarrollarse con el buen tiempo, sino también las prepara de cara a la llegada del descanso invernal.

El hecho de abonar tus plantas en otoño es de suma importancia para que, llegado el frío del invierno, tus plantas no se vean afectadas y que, cuando se aproxime la primavera, estén preparadas para su primera brotación.

Por ello te recomendamos informarte sobre las condiciones específicas de tus plantas y buscar el abono más adecuado para nutrirlas bien en esta estación tan importante. No olvides revisar las fichas específicas que te ofrecemos en Fronda para decidir qué abono utilizar este otoño.

¿Qué abono elegir para tus plantas en otoño?

En esta época del año, el abonado se realiza con un compost rico en potasio y pobre en nitrógeno, ya que el potasio favorece el desarrollo radicular. Esto es importante, pues sólo un sistema de raíces fuerte y bien desarrollado permitirá que tus plantas crezcan de modo óptimo en primavera. Además, es la mejor protección contra el estrés hídrico y permitirá que el siguiente período de vegetación comience adecuadamente.

En otoño, lo ideal es aportar un abono orgánico, ya que además de tener menos nitrógeno, mejora la estructura del suelo. Puedes utilizar humus de lombriz, mantillo, estiércol de caballo o compost.

Recuerda abonar también tus plantas de interior, que en esta estación se encuentran aún muy activas.

¿Cómo cuidar tus plantas en otoño?

Como ya hemos visto, lo ideal es que realices el abono orgánico de tus plantas en otoño para prepararlas para los daños de los meses más fríos del año. Muchas veces se dice que el otoño es una segunda primavera en lo que al abono se refiere.

Otro cuidado aconsejable en otoño es la poda, en especial, de tus setos y árboles de hoja perenne. Aprovecha esta estación para podar las hojas secas y mal formadas y estarás fortaleciendo tus plantas para su próxima brotación.

En cuanto al riego, te aconsejamos disminuirlo progresivamente tras el último abonado. Excepto tus plantas de interior, ya que muchas veces la temperatura de las calefacciones hace que requieran más agua que las de exterior.

Finalmente, las necesidades de luz de nuestras plantas se verán insatisfechas los meses más fríos por lo que es una buena idea que las plantas de interior estén lo más cerca posible de ventanas donde puedan disfrutar del máximo tiempo expuestas a la luz del sol.