Consejos para cuidar tu jardín en invierno

El invierno es probablemente la estación en la que más olvidado tenemos a nuestro jardín. Sin embargo, debería ser la época en la que mayor esmero pongamos en su cuidado, ya que de los cuidados y mantenimiento que hagamos durante los meses de más fríos dependerá la fuerza con la que nuestras plantas resurjan en primavera y verano. Toma nota de todos los cuidados que necesita tu jardín en invierno mes a mes.

DICIEMBRE

  • Diciembre es el mes perfecto para eliminar todas las partes muertas o dañadas de árboles y arbustos, es decir, hacer una poda de limpieza. Pon a punto tus herramientas de poda y si echas en falta alguna herramienta, puedes encontrarla en nuestras tiendas.

  • Si no lo has hecho todavía, planta pensamientos o violas. Soportan perfectamente las heladas y darán color a tu jardín durante todo el invierno.

  • No dejes pasar más tiempo y planta también los bulbos primaverales, como tulipanes, narcisos y jacintos. Entiérralos a una profundidad equivalente al doble de su tamaño.

  • Puedes plantar árboles y arbustos, siempre que no hiele. Aplícales un tratamiento preventivo, con aceite de invierno para evitar plagas en primavera.

  • Retira las hojas caídas para que no se pudran sobre el césped y utilízalas para hacer compost.

  • En diciembre hay dos plantas que se llevarán toda la atención: los abetos de Navidad naturales, que se utilizan para decorar los hogares en las fiestas de Navidad y la poinsettia o Flor de Pascua, un regalo perfecto para decorar casas y oficinas estas fechas. Los cuidados básicos del abeto de Navidad son: mantenerlos en un lugar lo más fresco posible, regarlo frecuentemente y pulverizar sus ramas con agua fresca. En cuanto a la poinsettia, situala en un lugar luminoso evitando el sol directo, las fuentes de calor y las corrientes de aire. Pulveriza sus hojas frecuentemente y propíciale un ambiente húmedo.

ENERO

  • Vigila que tus plantas de interior no queden expuestas a corrientes de aire y a cambios bruscos de temperatura. Recuerda que agradecerán el riego con agua tibia.

  • Planifica ahora las reformas de tu jardín: es el momento idóneo para repasar los libros de jardinería y plantas, con vistas a la adquisición de nuevos ejemplares.

  • Si no lo has hecho todavía, aprovecha este mes para realizar un abonado orgánico. Protegerá y nutrirá tu césped hasta la llegada de la primavera. Vigila posibles invasiones de algas y musgos.

  • Corta las ramas dañadas por el viento y la nieve. Si la herida es muy extensa, aplica pasta cicatrizante con efecto fungicida.

  • Es el momento de realizar los tratamientos preventivos con aceites de invierno, para eliminar las larvas que permanecen en la corteza de los árboles y así impedir que en primavera aparezcan los insectos adultos.

  • Vacía de agua tu circuito de riego y mangueras. La formación de hielo en su interior puede producir daños graves en tu instalación.

  • Una vez finalizada la Navidad, saca tu abeto al exterior y mantenlo en su maceta todavía unos meses, antes de plantarlo en su lugar definitivo. No olvides regarlo periódicamente.

 

FEBRERO

  • Si no hay peligro de heladas, puedes podar árboles, trepadoras y arbustos, excepto los que florecen en primavera, como la forsythia, para no eliminar las yemas florales.

  • Planta árboles y arbustos, para que formen nuevas raíces antes de la brotación. Tras la parada invernal, poda y arregla los setos, tanto caducifolios como perennes. Labra el terreno a lo largo de la hilera y aporta un abono de liberación lenta.

  • Rastrilla, airea y allana el césped tan pronto como notes el despertar vegetativo. Limpia el jardín, eliminando las malas hierbas y rastrillando para quitar las últimas hojas caídas que queden. Repite los tratamientos preventivos con aceites insecticidas.

  • Es un buen momento para realizar un abonado orgánico. Te recomendamos humus de lombriz, que es un abono orgánico producido por la actividad de las lombrices. Es inodoro, aporta materia orgánica y hormonas enraizantes, mejora la retención de agua, la aireación del terreno y protege a la planta de los hongos y bacterias perjudiciales. Cunde mucho, ya que sólo hay que esparcir una pequeña cantidad sobre el terreno. 

 

En Fronda encontrarás una amplia variedad de productos fertilizantes y abonos para preparar tu jardín de cara a sus épocas de esplendor en primavera y verano. Y, a modo de resumen, repasa estas 24 recomendaciones para el cuidado del jardín en invierno.