¿Qué tipo de plantas ayudan a purificar el aire de tu hogar?

Todos sabemos que las plantas son fuente de vida, nos ayudan a combatir el efecto invernadero en las grandes ciudades y limpian el aire de polvo y partículas en suspensión a través de sus hojas. Es por ello que os vamos a proponer, para que os suméis al Día Mundial del Medio Ambiente, introducir en vuestros hogares una serie de plantas que además de dar toques de color y decoración, ayudan a mantener tu casa u oficina libre de gases contaminantes.

Para poder limpiar tú hogar de humos no es necesario tener el mismísimo amazonas en casa, con tan solo 1 m2 consigues generar el oxígeno que necesita una persona para un año. Estas plantas son:

  • Flor de la Paz

El Espatifilo (Spathiphyllum) o flor de la paz es una de las más indicadas para purificar el aire de nuestro hogar. Además, esta especie es muy resistente, sobrevive con poca luz y agua, y su flor blanca la convierte en una planta muy decorativa.

  • Helechos

Los helechos son otra de las plantas más longevas y que mayor capacidad tienen de transformar el dióxido de carbono en oxígeno.

  • Orquídeas

planta de interior orquideaY si además de purificar el ambiente y limpiar de malos humos la oficina queremos alegrarnos cada mañana con la vistosidad de una preciosa flor, la mejor opción serán las orquídeas.

Además de todas ellas el benceno, el amoníaco, el xileno y los tricloroetilenos son los populares potus (Epipremnum aureum), la palmera de bambú (Raphis excelsa) y la conocida como espada de San Jorge (Sansevieria trifasciata)

Consejos para sus cuidados:

  1. Las plantas que están especialmente indicadas para purificar el aire en interiores deben ubicarse en espacios en los que la luz solar sea buena, pero ésta no debe incidir directamente en ellas.
  2. Es importante que se drenen, pero es recomendable no abusar del agua pues si ésta se estanca puede acabar por marchitar nuestras plantas.
  3. Se recomienda limpiar sus hojas de forma habitual para que respiren y puedan cumplir correctamente con su función purificadora.

Camelias: conocerlas es amarlas

La elegante flor de la Camelia tiene entre febrero y abril su momento más espléndido.

 

Contra el fondo verde oscuro de sus brillantes hojas, se abren las corolas rojas, escarlatas, rosadas, blancas, en un asombroso despliegue de formas. Conocer las exigencias de esta bella planta, hace posible disfrutar de su compañía.

 

Del blanco al púrpura, simples, semidobles, dobles, en forma de rosa, peonía o anémona, las elegantes camelias, que llegaron desde el Lejano Oriente en semilla con los misioneros y navegantes del siglo XVII y XVIII, se han multiplicado en la actualidad en cientos de variedades.

 

Te damos unos consejos para proporcionarle todo lo que necesita:

 

  • Exposición al sol y orientación: Las camelias se pueden plantar al sol solo si se vive en el norte de España. En el resto de las regiones lo adecuado es una orientación norte o este. Se trata de una planta de semisombra, que necesita un sitio fresco y bien orientado.
  • Humedad ambiental: La camelia exige un ambiente húmedo. El viento seco la afecta sobremanera ya que puede quemar los brotes que emite tras la floración, en los que se forman los botones florales del año siguiente. En una terraza, la orientación este o norte la protegerá de los vientos cálidos y secos que llegan desde el sur.
  • Riego: Debe ser generoso y mucho mejor si es con agua de lluvia o neutra. El sustrato ha de estar húmedo, pero nunca encharcado.
  • Abonado: Entre marzo y junio necesitan un fertilizante con mayor cantidad de nitrógeno, que favorezca el desarrollo vegetativo, y entre julio a septiembre con menos nitrógeno y más fósforo y potasio. El abonado se ha de suspender desde finales de septiembre.
  • Enemigos: Las plagas más comunes que afectan a las camelias son los pulgones y la cochinilla y su herencia, la fumagina, hongo que se desarrolla sobre su melaza. Se combaten con un insecticida sistémico; en el caso de la cochinilla, se debe aplicar en mayo- junio, como también aceite de verano.
  • Poda: Las camelias son de lento crecimiento y en general no necesitan poda. En caso de que hiciera falta, ya sea porque ha crecido demasiado o se busca conseguir un ejemplar de forma más compacta, debe hacerse justo cuando ha acabado floración y antes de que surjan los nuevos brotes.

 

Nuestra colección de camelias

Te ofrecemos una amplia selección de variedades de Camellia japonica. La variedad de colores y forma de las flores es muy amplia. Algunas de ellas son variedades tradicionales, cultivadas desde siempre. Otras, sin embargo, son nuevas creaciones.

 




 

 

Cuándo y cómo trasplantarlas:

 

Las camelias pueden trasplantarse en cualquier momento. Necesitan un sustrato rico en humus, ácido, suelto y que drene bien. Se puede utilizar una mezcla especialmente formulada para plantas que necesitan suelos ácidos.

 

La combinación con rodondendros o azaleas es muy clásica, pero también va bien con pieris, brezos, rosales rugosos, peonías…

 

 

Cultivar camelias en maceta:

 

Las camelias viven perfectamente en maceta; solamente es necesario atender los consejos generales de cultivo, aunque extremando algunas precauciones.

  • Tamaño de la maceta: Al trasplantarla es mejor hacerlo a un tiesto un 20% mayor (entre dos o tres centímetros más de diámetro).
  • Sustrato: Se puede utilizar el sustrato para acidófilas disponible en los centros de jardinería. Es importante que no se compacte con los riegos, de modo que las raíces de estos arbustos puedan conseguir su alimento sin problemas.
  • Riego: Las camelias en maceta afrontan un mayor riesgo de quedarse sin agua que las del jardín. Los riegos deben ser abundantes, de modo que se empape bien el sustrato. Eliminar el agua que se acumula en el plato de debajo de la maceta impedirá el pernicioso encharcamiento. La frecuencia del riego depende del calor, la posición, el clima… En verano pueden necesitarlo varias veces al día.

 

 

Plantas de interior, mucho más

LAS PLANTAS DE INTERIOR TE REGALAN MUCHO MÁS QUE SU BELLEZA

 

Las plantas de interior representan la Naturaleza dentro de casa.

 

No sólo embellecen nuestro hogar, sino que los beneficios que aportan son indispensables para nuestra salud, nuestro estado de ánimo y, en general, para mantener una calidad de vida de una forma sencilla y natural.

 

 

 

 

  • Renuevan la calidad del aire aportando oxígeno
  • Humidifican el ambiente
  • Absorben gases nocivos
  • Reducen el ruido
  • Mejorar el ánimo y el bienestar
  • Reducen el estrés

 

Como cualquier ser vivo, tienen sus necesidades de luz, temperatura, agua y nutrientes. Proporcionales una ubicación con mucha luz pero sin sol directo. Puedes colocarlas cerca de una ventana, donde las cortinas tamicen la luz.

 

Como muchas son originarias de zonas tropicales, requieren una elevada humedad ambiental, por lo que conviene pulverizar sus hojas o situar la maceta sobre un plato con gravilla y agua. Aléjalas de las fuentes de calor.
La temperatura ideal suele variar entre los 12ºC en invierno y los 24ºC en verano, intentando que la planta no sufra variaciones bruscas de temperatura. Las corrientes de aire también son muy perjudiciales.

 

El riego depende de la cantidad de agua que evapora la planta. Un truco para hacerse una idea de las necesidades de cada una es el siguiente: las plantas de hojas amplias y tiernas necesitan más agua que las de hojas estrechas y duras. Además, cuando más calor haga, más agua será necesaria. Es importante mantener la tierra algo húmeda, pero nunca encharcada.

 

 

Elimina regularmente el polvo de las hojas y aporta a tu planta el abono específico que cubra sus necesidades.

Recuerda traque para que se desarrolle mejor, es conveniente transplantarla cada dos años, renovando el sustrato para aportarle nuevos nutrientes.

 

 

La importancia de abonar en otoño

En esta época del año, con el abonado no se busca estimular el crecimiento, sino preparar a las plantas para la llegada del descanso invernal.

 

El abonado en otoño es importante para que las plantas no se vean afectadas por el frío y para prepararlas para su primera brotación en primavera.

 

En otoño, el abonado se realiza  con un compost rico en potasio y pobre en nitrógeno, ya que el potasio favorece el desarrollo radicular.
Sólo un sistema de raíces bien desarrollado permite en la primavera un crecimiento óptimo y es la mejor protección contra el estrés hídrico y para un comienzo óptimo en el siguiente período de vegetación.

 

En esta época del año, lo ideal es aportar un abono orgánico, ya que, además de tener menos nitrógeno, mejora la estructura del suelo. Puedes utilizar humus de lombriz, mantillo, estiércol de caballo o compost.

 

No te olvides de abonar también las plantas de interior, que todavía se encuentran muy activas.

 

OFICINAS CENTRALES

MADRID
Ctra de Boadilla del Monte,
KM 2, Majadahonda, Madrid
(+34) 91 828 00 00

NUESTRAS TIENDAS

Majadahonda, Madrid

91 638 32 26

San Sebastián de los Reyes, Madrid

91 623 76 96

Palma, Baleares

971 205 816

Coll d'en Rabassa, Baleares

971 744 514

Jerez, Cádiz

956 109 007

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google Plus